25 may. 2018

A BONADÍO NO LE FUNCIONA EL CORRECTOR





En una nota anterior decíamos que quienes disfrutamos de nuestra libertad ambulatoria lo hacíamos de puta casualidad. Eso pues muchos jueces, especialmente los jueces federales de Comodoro 3,14, son capaces de resolver cualquier cosa, y ya no  aplican el derecho vigente.

Esta inseguridad jurídica generada por decisiones judiciales pone en peligro la libertad de todos, porque los mecanismos legales, constitucionales y convencionales que protegen nuestros derechos y libertades son pisoteados diariamente por varios jueces. Habíamos dicho:

La degradación institucional de la justicia penal —en especial de la justicia federal— resulta notable si vemos que algunos jueces son capaces de resolver prácticamente cualquier cosa, sin importar si existen razones válidas para decidir como lo hacen...

Lo terrible es que los litigantes debemos continuar tratando a los jueces como si fueran jueces, mientras ellos ignoran las bases mínimas del Estado de derecho...

... Lo más grave, además, es que a nadie parece molestarle. El Consejo de la Magistratura no opera como debería, pues no sanciona ni destituye a los jueces, aun cuando sus decisiones representen un claro e inequívoco abuso de poder.

En este contexto, los litigantes debemos seguir haciendo “como que” estamos actuando frente a tribunales integrados por jueces imparciales, presentar escritos fundados seriamente de manera respetuosa, para luego someternos al poder arbitrario de señores que dicen ser jueces y resuelven lo que les da la gana.

Hoy hemos leído una resolución —que es más un exabrupto que otra cosa— del inefable Bonadío. En ella no solo no se hace lugar al fondo de los planteos presentados por la defensa. Hasta la propia forma de la resolución es absolutamente inaceptable. Parece escrita por una persona bajo los efectos del alcohol o de alguna sustancia prohibida.

De acuerdo con lo que surge de la lectura de la notificación, la resolución dice, entre otras cosas:

... debe señalarse qeu con machacnona insistencia y evidentemente, echando mano de cualquier proceer que pudiera resultar un argumento para usspender la audiencia señalda pra recibr declaración a su defendido, los letrados vienen uevamente...

Además, se pueden leer las palabras aduencia, cbo, exspediente, documetnación, suponder, posibilida, declaració...  Todo eso en diez renglones.

Los abogados defensores Maximiliano Rusconi y Hugo Gabriel Palmeiro habían planteado una incompetencia, la nulidad del llamado a prestar declaración indagatoria y la postergación de la indagatoria porque los dos defensores tenían una audiencia de juicio.

Bonadío no aceptó la postergación y, luego, tampoco aceptó la solicitud de la defensa para que declarase por videoconferencia desde el penal. Cuando se realizó la indagatoria con la presencia del imputado, para sorpresa y estupor de los defensores, el inefable juez jamás apareció...

Además, si se lee la notificación, se puede ver que Bonadío rechazó  una nulidad in limine pues "resulta improcedente", es decir, en dos palabras.

La falta de parcialidad de juez es evidente. Calificar de "machacona insistencia" a la actitud de la defensa es equivalente a decir que no los soporta, que son pesados, molestos. No solo se trata de un lenguaje impropio de un funcionario público sino que, además, manifiesta la animosidad del juez contra los defensores.

Toda esta resolución es un acto claro de abuso de poder. Dejemos de lado si los defensores tenían razón sobre el fondo de sus planteos. El problema es que un juez debe dar razones para rechazar cualquier solicitud de las partes. Pero eso a Bonadío —y a muchos jueces más—, parece no molestarle y dicta sentencias infundadas en las cuales, además, insulta a los defensores.

Esto sucede, entre otras razones, por la falta de control de las cámaras de apelaciones. Recordemos que Bonadío tiene permiso de la Cámara para a) limitar el acceso de la defensa a las actuaciones; b) no notificar en tiempo y forma; y c) no resolver rápidamente los planteos.

Con semejante tolerancia de la cámara de apelaciones, el incentivo para que el juez ajuste a derecho su conducta es inexistente. Y se nota.








20 may. 2018

DESCARGÁ GRATIS ESTA NUEVA REVISTA





Quienes publican el blog Debates sobre derechos humanos  se presentan allí del siguiente modo:

Somos un grupo de jóvenes investigadores/as que compartimos la pasión por el estudio del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. A partir de la evolución del DIDH, proponemos discutir diferentes casos donde se declara la responsabilidad de los estados por violar normas internacionales que consagran derechos humanos, sobre la base de que los Estados en la actualidad ya no pueden sostener la idea tradicional de sus soberanías como ilimitadas y libres de cualquier control externo.
La decisión de crear este espacio plural de debate y reflexión obedece a nuestra voluntad de visibilizar, darle difusión y, por qué no, cuestionar los nuevos estándares fijados por los tribunales regionales de derechos humanos, en particular, por los órganos del sistema interamericano de protección de los derechos humanos, con la convicción de que su uso permitirá un mayor goce y ejercicio de los derechos por la persona humana.
Semanalmente iremos actualizando el blog con novedades, jurisprudencia y más materiales de derechos humanos. 

En el blog se puede acceder a gran cantidad de material audiovisual y textos sobre diversos temas del derecho internacional de los derechos humanos, tales como libertad de expresión, desapariciones forzadas, tortura, garantías judiciales, margen de apreciación de los Estados, salud mental, medio ambiente, violencia contra la mujer, libertad religiosa, trata de personas, derechos de las personas con discapacidad, entre otros.

En la sección Revista de derechos humanos se pueden consultar y descargar gratuitamente los once números de esa revista. También se pueden descargar varias obras en la sección Libros online.

La novedad, además, es la posibilidad de acceder y descargar —también gratuitamente— el primer número de la Revista Debates sobre Derechos Humanos, de reciente aparición.


Saludamos a la nueva publicación, dirigida por Sebastián Alejandro Rey con la colaboración de Gabriel Fernando Bicinskas y Marisol Dorrego, y les auguramos el mayor de los éxitos.